Consejos para conducir bajo lluvia

En esta época de invierno, aunque el clima siempre sorprende, es ineludible conducir bajo la lluvia, lo que exige mayor pericia por parte de un conductor de taxi en Medellín, evitar malos hábitos de manejo y aplicar los siguientes consejos para que no sufra ningún contratiempo.

No circular por los bordes de la vía

Generalmente las calles de las ciudades están construidas con una pequeña inclinación en los lados para que el agua drene hasta las alcantarillas. Para sortear el agua estancada lo prudente es, en lo posible, transitar cerca del centro de la calzada.

Encender las luces

La lluvia intensa reduce la visibilidad tanto propia como la de los demás, así que es conveniente conservar los faros prendidos en todo momento; pero nunca las luces altas para no encandilar a los otros choferes. Adicionalmente, es recomendado mantener en la maleta linternas con baterías cargadas para casos de emergencia.

No conducir con visibilidad nula

Es un asunto de sentido común sin embargo muchas veces se confía tanto en la habilidad, los sentidos y en el conocimiento de la ciudad, que más de un taxi en Medellín y miles de conductores más, desafían las inclemencias del tiempo poniendo en riesgo su integridad y la de los demás. Si hay mucha agua en el parabrisas, a estacionarse.

No ver el carro como un barco

En una ciudad llena deprimidos, atravesada por un río y por cientos de quebradas, es frecuente que en temporada invernal ocurran inundaciones; también que muchos imprudentes traten de cruzar las crecientes sin mínimas precauciones. Si cuando se conduce taxi en Medellín o carro particular aparece un charco y no hay certeza de su profundidad, hay resistir el cruce para luego no hallarse flotando o en el peor de los escenarios, siendo arrastrado por la corriente. Asimismo es muy factible que un vehículo expuesto a agua excesiva sufra daños.

Reducir la velocidad

El mayor peligro de conducir bajo la lluvia es el exceso de velocidad por tanto bajo condiciones de lluvia hay que reducir la velocidad muy por debajo del límite establecido, ya que de no hacerse los autos tienen a perder toda la adherencia con el asfalto. Aunque todas las llantas están diseñadas para evacuar el agua, en determinadas oportunidades no lo consiguen y el carro termina flotando. Es una situación en la que ni la dirección ni los frenos funcionan. Lo único indicado en caso de ocurrencia es soltar el acelerador para que la inercia actúe.

Con estas recomendaciones los prestadores del servicio de taxi en Medellín operarán con mejores medidas de seguridad bajo la lluvia siempre y cuando sumen una conducción preventiva y el respeto por las señales de tránsito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *